Farmacogenómica

Las pruebas de farmacogenómica ayudan a determinar la variabilidad de los genes blancos de algunos medicamentos, y el efecto que éstos tienen en cada paciente. De esta manera, ayudar al médico tratante diseñar un tratamiento dirigido y personalizado, con el menor número de efectos secundarios.

Las pruebas de farmacogenómica pueden ser solicitadas por su médico tratante para diseñar un tratamiento adecuado para su enfermedad. Lo anterior, para determinar la eficacia, la dosis optima y anticipar los efectos secundarios para que el médico administre los medicamentos y dosis adecuadas al paciente.
  • Predictor de efectos adversos en el tratamiento con Simvastatina SLCO1B1
  • Genotipo de IL28B para la selección del tratamiento contra VHC
  • Panel de sensibilidad a Warfarina
  • Panel de Genotipificación de CYP2C19
  • Hipersensibilidad a Abacavir por HCP5 rs2395029
  • Prueba para Celecoxib: CYP2C9*2, *3
  • Prueba 6-mercaptopurina, Azatioprina: TMPT *2A, *3B y *3C
  • Diseño de fármacos específicos para una enfermedad con el objeto de incrementar sus efectos terapéuticos y disminuyendo el daño a los tejidos o células sanas.
  • Sustituir el procedimiento terapéutico actual, por uno que considere el perfil genético del paciente. De esta manera, la dosis de medicamentos, se determinan por cómo el organismo lo metaboliza en función de las variantes genéticas en sus enzimas.
  • Reducción de hospitalizaciones y muertes anuales como resultado de las reacciones adversas a los fármacos.

La prueba tiene una gran utilidad antes de comenzar un tratamiento, los resultados pueden indicar la probabilidad de que el medicamento sea efectivo o si usted está en riesgo de tener efectos secundarios graves. Algunas pruebas, como las de ciertos medicamentos pueden mostrar si tienen riesgos de tener efectos secundarios potencialmente mortales. De ser así, el médico tratante buscará un medicamento alternativo.

  • Genotipificación de los genes CYP2C9, IL28, SLCO1B1, CYP2C19, TPMT, HLA-B*57:01 y CYP2D6
  • La prueba generalmente se hace con una muestra de sangre o saliva.

Para la prueba de sangre generalmente no se requiere ningún preparativo especial. Si le hacen una prueba de saliva, no debe comer, beber ni fumar 30 minutos antes de la prueba.

  • Entre 5 a 10 días hábiles a partir de recibir la muestra y del tipo de muestra que se trate.